Cómo funciona un Kayak

Los kayaks son botes pequeños y estrechos, normalmente para una sola persona, diseñados para transportar al usuario por entornos acuáticos muy variados, desde lagos planos y tranquilos, hasta ríos torrenciales con rápidos o entre las crestas del mar. Para poder pasar por superficies tan variadas, los kayaks tienen formas muy diversas. Por ejemplo los kayaks de competición son largos y estrechos (a menudo de más de 6 metros de largo) para reducir la resistencia y recorrer la máxima distancia cada vez que se mueve el remo. Los kayaks para aguas blancas, por el contrario, son cortos y anchos, no suelen pasar de 1,5 metros porque la estabilidad y la capacidad para girar rápidos son imprescindibles al ir entre rocas y caídas pronunciadas.

El uso de los kayaks es tan variado que no te sorprenderá saber que hay más de seis tipos de kayak, entre los que se encuentran los recreativos, los de mar, los de aguas blancas, los del surf y los híbridos. Muchas de estas categorías se dividen a su vez en subcategorías, por ejemplo en los kayaks de aguas blancas están el playboat y el creekboat. El primero tiene la proa redondeada y la popa achatada, algo ideal para hacer acrobacias, y el segundo tiene un punto de flotación más alto y más volumen para reducir el riesgo de colisiones al bajar rápidamente por cañones estrechos. Actualmente casi todos los kayaks son de materiales compuestos, como fibra de carbono y kevlar, sin embargo los kayaks antiguos o algunos especiales son de madera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

 
Salutip © 2008 - 2015 | Plataforma Blogger | Política de privacidad | Volver arriba