Por qué se producen ampollas en la piel

Aunque nuestra piel es una protección increíble contra los elementos, se pueden dañar por algunos factores como el calor, el frío, la fricción, algunas sustancias químicas, la luz, la electricidad y la radiación. Todos ellos "queman" la piel. Una ampolla es la herida que se forma en las capas superficiales de la piel como resultado de dichas quemaduras.

El ejemplo más común, que seguro que has vivido en tu propia carne, es cuando un zapato roza repetidamente una parte del pie, irritando la piel. Al final sale una ampolla que es una especie de bolita llena de líquido (plasma) que está justo por debajo de la primera capa de piel. El plasma, que es un componente de la sangre, es liberado por las células del tejido dañado y llena el vuelco entre las capas de piel para acolchar y proteger a la piel de debajo, evitando que sufra más daños.

A medida que sale más y más plasma la piel se empieza a hinchar por la presión y se forma la ampolla llena de líquido. Si se le da tiempo para qué se cure, la piel reabsorbe el plasma en unas 24 horas. También hay ampollas de sangre, que aparecen cuando te pellizcas o te aplastas una parte de la piel pero ésta no se perfora. Los pequeños vasos capilares se rompen y se cuela sangre en la piel. Todas las ampollas son blandas, pero no se deben reventar para sacar el líquido, ya que haciéndolo se deja sin protección a la capa inferior de la piel y, como queda una herida abierta, se puede infectar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

 
Salutip © 2008 - 2015 | Plataforma Blogger | Política de privacidad | Volver arriba