Nuevo chaleco antibalas líquido, funciona mejor que el tradicional.

El kevlar ofrece un buen grado de protección contra las balas estándar, pero este material es rígido y pesado, por lo que hace pasar calor y resulta incómodo de llevar, especialmente si tenemos en cuenta que normalmente se usan más de 30 capas. Se ha comprobado que detiene las balas, pero normalmente lo hace perdiendo su propia integridad estructural y quedando inservible.

La armadura líquida ha solucionado todos estos problemas uniendo capas tradicionales de kevlar con un líquido espesante. La capa de líquido desplaza la energía del impacto, se endurece al recibir la bala y distribuye la fuerza en un área mucho más grande que él kevlar.

Este líquido se endurece como les ocurre por ejemplo a las natillas cuando se calientan; empiezan líquidas y se va haciendo cada vez más densas. La diferencia es que la composición química del líquido (que es secreto máximo) se activa por el intenso calor de la bala y hace que el proceso de endurecimiento sea instantáneo.

Una de las claves importantes es que, una vez que el traje ha parado la bala, la capa líquida vuelve a su estado fluido, recuperando la forma original y prolongando la vida del equipo. Con estos nuevos trajes, además de tener una excelente resistencia a los impactos, el grosor se reduce casi a la mitad, ya que se necesitan menos capas de kevlar. Así se consigue que el traje sea mucho más cómodo de llevar que las protecciones hechas sólo de kevlar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

 
Salutip © 2008 - 2015 | Plataforma Blogger | Política de privacidad | Volver arriba