¿Llorar nos consuela?

Parece que sí. Resulta que el acto de llorar, entre otras cosas, estimula los nervios craneales, cosa que, a su vez, alivia la amígdala cerebral. Es algo que está estudiando ahora el Instituto de Neurología de Londres. Ahí están viendo los efectos de lo contrario: el no llorar. Han descubierto que las personas que reprimen el llanto tienden a padecer más trastornos de ansiedad, úlcera intestinal y asma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

 
Salutip © 2008 - 2015 | Plataforma Blogger | Política de privacidad | Volver arriba